martes, 22 de noviembre de 2011

Práctica 4. Sexualidad en el anciano.

Para tratar el tema de la sexualidad en el anciano en el aula de prácticas primeramente hemos hablado del término sexualidad, y de lo que esta palabra abarca. Ya que este incluye todo el conjunto delas relaciones humanas ( cariño, amor, caricias...), no solo el acto sexual como se suele pensar.

Por otra parte hemos diferenciado entre frigidez e impotencia. Ya que por una parte la frigidez hace referencia a las inhibición sexual de las mujeres, mientras que la impotencia habla de hombres.

Un dato a destacar que se ha planteado en clase es que el 80 % de los ancianos que en nuestro país se encuentran sanos, no son frágiles ni están enfermos. Este es un dato a tener en cuenta en el ámbito de la sexualidad en el anciano, ya que permite pensar que la edad y los cambios a causa del envejecimiento no tienen porque ser un impedimento, sino que más bien es la sociedad con sus estereotipos y prejuicios, la que da lugar a que este sea un tema tabú.

A continuación, estas son las respuestas a las preguntas acerca del tema tratado en clase:


1.¿Qué cambios pueden producirse con el envejecimiento en la fisiología de la sexualidad?


Mujeres

- Disminución en la lubricación vaginal.

- Atrofia de vejiga.

- Adelgazamiento de mucosa vaginal.

- Disminución de niveles de estrógenos.

- Disminución de la elasticidad y tono muscular.

- Disminución de la longitud y profundidad vaginal.

- Disminución del tejido vulvar.

- Disminución en el tamaño del clítoris.


Hombres

- Disminución gradual de niveles de testosterona.

- Disminución en excitación, meseta, orgasmo y resolución.

- Mayor necesidad y estimulación peneana para lograr y mantener la erección.

- Prolongación de la fase de meseta.

- El orgasmo se debilita y se presenta en intervalos cortos.

- Reducción del volumen seminal.

- En la fase de resolución, la detumescencia peneana ocurre rápidamente.

- Prolongación del período refractario entre las erecciones.


2. Estos cambios que se producen con el envejecimiento, ¿justifican siempre que se produzca una disminución del interés sexual?


No, porque hay ocasiones en las que por una parte las personas ancianas continúan manteniendo su vida sexual de forma activa; mientras que por otra parte algunas personas jóvenes también tienen problemas para mantener relaciones sexuales sin tener estos cambios fisiológicos.


3.¿Cuáles son los problemas de salud o las enfermedades que pueden obstaculizar la sexualidad?

- Artritis.

- Dolor crónico.

- Diabetes.

- Enfermedades cardiovasculares.

- Incontinencia.

- Derrame cerebral, apoplejía.

- Intervenciones quirúrgicas (Histerectomía, mastectomía, prostatectomía).

- Medicación.


4.¿La menopausia se asocia a una disminución del interés sexual?


Si en parte si que se asocia con ello, por las molestias físicas causadas por la menopausia, como la sequedad vaginal, por otra parte una vez pasada la etapa de la menopausia se puede volver a adquirir el interés sexual que durante este periódo se a podido ver disminuido.

Además esta etapa de la vida no tiene porque afectar a todas las mujeres, se dan casos de mujeres que se ven afectadas y cuyo interés sexual se ve afectado, otras que no presentarán cambios e incluso mujeres que puedan sufrir un incremente de su libido sexual.


5. ¿Es la impotencia una consecuencia inevitable del envejecimiento?

En mi opinion no es inevitable existen muchas terapias y maneras de poder evitar o paliar los efectos del envejecimiento y la impotencia sexual; como por ejemplo los ejercicios de Kegel, que fomentan el desarrollo de la musculatura.


6. ¿Qué factores psicológicos pueden obstaculizar el disfrute de una adecuada sexualidad en la vejez?


Dificultada para tener intimidad, la posible disminución del atractivo sexual ( consigo mismo y con respecto a la pareja por los cambios fisicos producidos por el envejecimiento), la viudez o el acceso a tener una pareja, los temores y los efectos de los prejuicios mantenidos en la sociedad.


7. ¿Cómo se puede ayudar a las personas mayores a disfrutar más de su sexualidad?

Debemos partir de un cambio en la actitud y disposición con que nos sentamos frente al anciano. Debemos ser conscientes de todos los tópicos que acompañan a la vejez y sacudirnos las falsas creencias que giran en torno a los mayores.
Para ello, debemos fomentar de cara a este colectivo determinadas actitudes que nos ayudarán a acercarnos a la realidad del anciano:

- Empatía (escucha activa, paciencia, acompañamiento durante el proceso de pérdidas...)
- Aceptación incondicional-consideración positiva
- Autenticidad
- Educación e información acerca de los cambios típicos del envejecimiento desde un enfoque
multidisciplinar. Siempre y cuando esta información sea la adecuada y estemos formados para poder proporcionarla.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada