martes, 4 de octubre de 2011

Práctica 1

“¿Y tú quién eres?”

Es una película realista, que muestra por un lado, la evolución del Alzheimer, enfermedad que afecta de lleno a nuestra sociedad por el gran número de casos que hay entre nuestros mayores; también refleja el proceso por el que pasa un anciano cuya familia decide ingresarlo en una residencia, debido a que representa cierta carga para ellos. Esta decisión es tomada a diario por múltiples familias en nuestro entorno y no se le da la importancia que tiene.

La película comienza con el conflicto que se da en una familia normal ante la decisión de ingresar al abuelo (Ricardo) en una residencia. Me ha llamado la atención la forma en que la familia, excepto la nieta, toma esta decisión sin tener en cuenta la opinión del afectado. Además, no le ayudan a adaptarse a ese nuevo ambiente, por lo que el anciano siente un gran abandono. Por otra parte, cabe destacar la actitud de la nieta, totalmente contraria al resto de la familia, pues se vuelca con su abuelo, va a visitarlo diariamente y es capaz de dejarlo todo por ayudarlo en su enfermedad.

Aparte del ambiente familiar está el ambiente de la residencia. La enfermera o cuidadora principal de los ancianos no los trata con el respeto que estos merecen, sino como si fueran niños. Además, en la residencia el ambiente no es muy adecuado, ya que algunos ancianos son válidos y están perfectas condiciones mientras que otros padecen demencias de distintos tipos, lo cual es perjudicial para aquellos que están bien y no padecen ningún problema. Este es uno de los factores que hacen que la enfermedad evolucione rápidamente en el protagonista. La ventaja de este lugar es que están controlados por el médico, cosa que permite descubrir la enfermedad del abuelo, que hasta ahora no había dado la cara, y comenzar con un tratamiento adecuado.

Respecto a los personajes, el que más me ha gustado ha sido el de la nieta porque me he identificado con ella y con sus sentimientos, por lo duro de ver mal a alguien cercano y querido.
También cabe destacar al amigo y compañero de habitación de Ricardo, cuyo personaje protagoniza momentos cómicos pero a la vez generan un sentimiento de tristeza, al ver que al contrario que el otro no tiene apoyo familiar y tiene también problemas.

La película me ha hecho reflexionar sobre los sentimientos de los ancianos y su forma de experimentar su llegada a la residencia, y cómo mi deber como enfermera es darles todo el apoyo posible para que puedan a adaptarse a ese nuevo ambiente que desconocen de la mejor forma posible. También destacaría que determinadas enfermedades en los mayores necesitan de atención, paciencia y cariño por nuestra parte no solo de darles correctamente los medicamentos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada