jueves, 20 de octubre de 2011

Práctica 3: Ayudas técnicas para los ancianos

Las ayudas técnicas son un conjunto de productos de gran variedad que tienen la finalidad de facilitar la realización de las actividades más cotidianas de muchas personas mayores y dependientes; así como a sus cuidadores, lo que incrementará su calidad de vida y bienestar.
 En esta práctica, el profesor nos ha mostrado algunos de estos productos y explicado su funcionamiento, dejando que los manipuláramos y usáramos para que comprendiéramos su utilidad. Los hemos clasificado de la siguiente manera, según su función:

-Dispositivos de movilidad: Grúa, andadores, bastones, sillas de ruedas, barandillas, tabla de transferencia, camas articuladas, dispositivo giratorio.
-Dispositivos de apoyo/ ayuda en el baño: Silla de apoyo (giratoria), agarradores, silla/ taburete de plástico.
-Dispositivos de eliminación: Sillas, elevadores del WC, agarradores, cuñas, botellas para orinar (tanto para hombres como para mujeres).
-Dispositivos de higiene: pañales, braga-pañal, compresas, peines, cepillos (con mango largo).
-Dispositivos de almohadillamiento: protector de talones, talones, cojines, colchón antiescaras (para prevenir úlceras por presión).
-De ingesta/ alimentación: pastilleros, trituradores de pastillas, abretapones, adaptaciones para cubiertos (mangos), platos que impiden que se derrame la comida, vasos, láminas antideslizantes.

Después de esto, visualizamos un vídeo de técnicas para la movilización de los pacientes. Saber cómo movilizarlos correctamente es algo muy importante en nuestra profesión; porque si lo hacemos mal, podemos tener problemas de salud relacionados con el sobreesfuerzo causado por posturas inadeacuadas. Como se expone al principio del vídeo, “resulta paradójico constatar que los sanitarios, que contribuyen a proteger la salud de la población, no puedan resolver ciertos problemas de la suya propia”. De hecho, la movilización de carga mayor de 25 kg se considera de riesgo, y la mayoría de los pacientes (sobretodo si son adultos o ancianos) tiene un peso superior. Algunos de los consejos que aprendemos son: mantener siempre la espalda recta, y poner siempre un pie en la dirección del movimiento. Después, por parejas y tríos, lo ponemos en práctica haciendo ejercicios de movilización unos a otros.
Esta práctica me ha resultado muy interesante, ya que desconocía la existencia de tantas ayudas técnicas; y muy útil, ya que en nuestra futura profesión podremos recomendar algún tipo de ayuda técnica a los pacientes que las necesiten.

Rocío Sánchez Martín

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada